Seguidores

viernes, 22 de diciembre de 2017

Conferencia Retiro 2017

Hola, hoy siento ganas de contaros algo, se trata de una pequeña crónica de lo que sucedió ayer en el encuentro de escritores de Penguin Random House.

Resulta que yo, como soy una caga prisas, salí pronto de casa. O mejor decir que quise salir pronto, porque al final, entre que me duchaba, me restauraba, y hacía los macarrones para no dejar sin comer a los tres caballeros que viven en casa, salí con la hora pegada al culo.
El caso es que solo llegué tarde unos diez minutos pero nadie pareció notarlo. Con picardía me uní a todos los escritores que había en la entrada fingiendo que llevaba un rato por allí (gracias al cielo aún no habían abierto la puerta de la sala donde nos íbamos a reunir, si no no hubiese funcionado mi truco)
Los primeros minutos fueron besos, abrazos, saludos, felicitaciones por mi publicación en papel... hasta que alguien dijo:
-Vamos a ir entrando que parece que se han olvidado de nosotros.
De modo que allí que fuimos y poco antes de acceder a la sala, estaba en el fondo de la biblioteca de la casa de las fieras en el Retiro, nos dieron a todos una estrella con nuestro nombre para ponérnoslas de manera que nos identificáramos . La encargada de darla era Almudena, una amiga que conozco de muchos años, aunque apenas nos vemos. Me encanta cuando nos encontramos. Es de esas personas que aunque pase el tiempo, es capaz de retomar la conversación en el punto que se quedó la última vez.
 Yo que siempre llevó el pelo recogido, ese día lo dejé suelto y mi estrella decidió pasar más tiempo allí que en mi pecho. (Cada dos por tres alguien venía a quitármela de la cabeza)
Le dí un gran abrazo a Lola Gude (hacía poco había sido su cumpleaños y estaba deseando verla). Ella es uno de los motores más importantes de la selección y si hemos conseguido grandes cosas, mucho ha sido por su constancia, tesón y esfuerzo.  Y por el cariño que le pone a todo lo que hace.
 Espero que no se me olvide nombrar a nadie, aunque sé que eso va a ser muy difícil porque había mucha gente por allí.
Ilu, guapísima y natural como siempre. Laura Socias, la pobre se tuvo que marchar por no encontrarse del todo bien. Marisol, una persona más maja que todas las cosas (Tuvo un detalle con todos. A mi me regaló un marca página precioso de una de mis novelas. También saludé a Marion SLee, la conocí en la firma de libros y es una persona muy alegre y cariñosa, a parte de eso nos une que ambas publicamos juntas el 18 de octubre, de modo que somos compis de primeros pasos en papel.
Me senté al lado de Araceli, que como Almudena, o Susana (lady Zarek) nos conocemos de hace años de la página del rincón romántico. (siempre decimos que somos de la casa, como también lo es Lola Rey, con quien pude hablar muy poco) Estaba mi Gertru (Ana Fernandez Malory) Ella y yo casi que empezamos toda esta historia de la mano y nunca perdemos el contacto. Ruth M Lerga estaba genial, como siempre, si es que la quiero mucho...

Con Nieves Hidalgo apenas pude charlar, y es que había un lío con los móviles, todos queriéndonos hacer fotos con todos. Por lo menos pudimos saludarnos.
Ah, conocí Alejandra Macol, es una muchacha encantadora y muy guapa. ¡Me hubiera gustado charlar contigo más tiempo! Y con Nuria Rivera, Maria Ferrer Payeras (me alegro de que a tu hija le encanten los quecos de trampa) es que están fenomenal.
 Saludé a Concha Alvarez, me dio pena luego no poder quedarme a la terrazita. Isabel Jenner, a quien tenía ganas de felicitar en persona por su novela Oriente en tus ojos que me encantó. A Bela Marvel, me trasmite mucha fuerza y alegría cada vez que la veo. Es una chula y ella... lo sabe.
Creo que no pude charlar a Adriana Ruben, que estaba guapísima. Raquel Mingo (que no la conocí ese día) La vi, sí, pero no sabía que era ella. Últimamente las cabezas no funcionan muy bien.
Charlé con Ana Álvarez, con Chris, me encantó conocerla y descubrir lo simpática que es. Angela Drey, Maria Jose Tirado con su nuevo cambio de look( se ha puesto el pelo de un color... fuerte)
Marisa Sicilia, encantadora como siempre, y que me aconsejo algo (se lo agradezco un montón) me gusta aprender las grandes como ella.
Y ahora estoy segura de que seguramente me estoy olvidando de más personas, y es que cuando comencé a escribir esta crónica que tenía perdida entre los borradores, era una de las primeras reuniones y luego creo que hemos tenido otra más. O quizá no y ya esté liada. ¿Os he dicho que también estuve con Rosa Gámez? Puff, que mal intentar continuar con esta publicación después de tanto tiempo. Prometo que en la siguiente reunión hago una reseña como dios manda.

Un abrazo.
Sandra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario