miércoles, 25 de marzo de 2015

Venganza de amor. (primeros capítulos)

Muchos son los que se enfrentan a los súbditos de Satanás y salen vivos para contarlo. Otros se llenan de tanto rencor que se vuelven peores que el mismo demonio.

Prologo
Igual que una sombra en la oscuridad, un joven atravesó los matorrales bajos que separaban los jardines de la casa grande, de las caballerizas y las viviendas de los peones. Como un ladrón furtivo espió las ventanas superiores donde se alojaban los invitados de Doña Elvira de Falla, castellana de nacimiento. No hacía falta mucha luz esa noche ya que la luna bañaba la blanca fachada y se reflejaba en los cristales de los balcones y ventanas. Solo de uno de los dormitorios, el de su amada Althea, salía una leve luz dorada y cálida. La había prendido para avisarle que todo estaba despejado y podía subir a verla.
Sonrió emocionado. Se sabía afortunado. Nunca, ni en sus más remotos sueños habría adivinado que iba a enamorar a la preciosa hija mayor de don Pedro Castro Baltasar. Le parecía mentira que se hubiese fijado en él, en el pobre hijo adoptivo del capataz de doña Elvira, de la famosa e importante hacienda Los leones. Sin embargo, el año pasado, se habían conocido durante un paseo por las extensas praderas que miraban a la sierra y, mantenían un idilio secreto. De haber sido por él hubiese pedido la mano de Althea un mes antes que entrara el verano, sin embargo ella todavía no quería decir nada. Estaba nerviosa y tenía miedo de que sus padres, o su misma tía Doña Elvira, les prohibieran verse y estar juntos. Ella era una señorita de un estatus social alto y él… el niño pobre del que el capataz se hizo cargo.
Caminó con paso ligero por la gravilla y al subir por la celosía blanca, cubierta de hiedra y enredadera, varias espinas del rosal se clavaron en su pantalón como si tratasen de detenerle. Él las ignoró y siguió ascendiendo hasta alcanzar el balcón. Los visillos cubrían la puerta y se movían al compás de una tenue brisa. Del interior escuchó voces y supo que Althea no se encontraba sola. Apostó la espalda contra la pared y observó el cielo cuajado de estrellas que brillaban más fuertes que los diamantes, mientras esperaba que, quien quiera que estuviese con ella, se marchara rápido.
 - No quería discutir con ella madre, solo quería que entendiera que no puede amar a un hombre sin conocerle siquiera.
 -Tu hermana no ha dicho que le ame Althea.
 -Seré muy feliz de casarme con él, padre – Dijo Althea repitiendo las misma palabras de su hermana pero con voz ñoña y cursi. – eso es lo mismo que decirle…
 -¿Qué es lo que querías? ¿Qué Catherine montase un espectáculo delante de tu padre y de tu tía? Para cuando Jasón regrese de la escuela militar habrán pasado dos o tres años. Tu hermana lo sabe y sabe tan bien como cualquiera que en ese tiempo pueden pasar muchas cosas. ¿Por qué llevar la contraria a tu padre con lo fácil que es darle la razón? Tú sueles hacerlo.
 -eso es diferente madre. Yo no soy una niña como Catherine. Ni siquiera tiene edad de fijarse en los hombres y padre ya la ha prometido.
 - Ya tiene quince años  y no es tan niña cómo crees. – La madre hizo una pausa - ¿Hubieses preferido que te prometiese a ti?
 -¡claro que no! Él siempre dijo que yo podría elegir al hombre que quisiese.
 -Lo se cielo, pero no podrás demorarlo eternamente. Ahora que te vas a Baltimore, prométeme Althea que tendrás cuidado.
 -No se preocupe madre, además voy a estar todo el tiempo con las primas y seguramente la tía Hannah no me pierda de vista.
 -Ella te quiere mucho.
 -No es así, ella adora a sus hijas pero piensa que yo soy una consentida.
 -Lo pasarás bien y conocerás mucha gente. Puede que conozcas a un hombre guapo y de gran fortuna.
El joven apostado en el mirador dejó de respirar durante unos minutos.
 -madre y si me enamoro de alguien que fuese humilde ¿Qué dirías tú y padre?
Se hizo un largo silencio hasta que por fin la madre de Althea respondió.
 -Te hemos criado para que tengas todo lo mejor, para que vistas los preciosos vestidos que siempre te han gustado… Vas a ser tú la que no querrás estar con alguien que no pueda darte todos estos caprichos. La elección es solo tuya Althea.
Enterarse de esa forma que su amada se iba a pasar una temporada fuera no le gustó en absoluto. Qué fuese a conocer otros hombres le molestaba. Pero ciertamente lo que había dicho la madre… eso si le había llegado al alma. ¿No había pensado siempre que Althea merecía lo mejor? Él no tenía para darla nada de eso. Ni siquiera un apellido que pudiese considerar como propio.
 Llevó la mirada al infinito estrellado. Mientras ella estuviese fuera él iba a conseguirla bajar la luna a sus pies. Se buscaría la vida y regresaría cuando ella lo hiciese, pero siendo un hombre rico. Solo tenía que esperarlo. Althea debía prometer esperarle.
Minutos más tarde, cuando la señora Castro Baltasar dejó a su hija sola, él entró en la recamara. Althea se había sentado en el tocador y cepillaba su larga melena castaña. Sus miradas se encontraron a través del espejo.
 -¿lo has escuchado todo Kane? – le peguntó sin dejar de tocarse el pelo.
Era la muchacha más hermosa que había visto nunca. Althea tenía los ojos verdes, almendrados, más bonitos del mundo. Espesas y rizadas pestañas. Nariz respingona en un rostro redondo. Piel demasiado bronceada para la moda, pero a él no le importaba. Sabía que mucha culpa era de él por haberla llevado durante todo el verano a bañarse a la playa.
 -Sí, llevo un buen rato esperando que se vaya tu madre – se acercó a ella y justo en ese momento Althea se puso en pie, se giró, y ambos se besaron apasionadamente. Nada más separarse Kane la preguntó - ¿Por qué no me habías dicho que te ibas a Baltimore?
Ella se puso deliciosamente colorada.
 -Me daba un poco de miedo decírtelo. Por favor no te enfades. Son mis padres que quieren que vaya con mi tía y mis primas una temporada y termine de aprender a comportarme como una señorita.
 -Cuando quieres te comportas como tal.
Ella sonrió con un mohín excitante. Sus gestos le volvían loco. Althea era una mujer apasionada e insaciable. Su forma de mirarle… parecía que le desnudaba con los ojos, o la manera en que se mordía el labio inferior tan sensualmente que hacía que se derritiese por besarla… como en aquel momento. La rodeó el talle con fuerza y la apretó contra su cuerpo.
 -¿Tú como prefieres que me comporte Kane? – le preguntó en un suave ronroneo.
No hablaron mucho más cuando ella le pasó la mano sobre su excitado miembro. Entonces la cogió en brazos y la llevó hasta la cama donde se desnudaron con rapidez. Hicieron el amor con el mismo fuego de todos los días. Parecía que siempre llevaban prisa y, en menos de quince minutos, todo había acabado. Ambos muy satisfechos.
Jadeante, Kane abrazó los hombros de Althea y la hizo prometer que le esperaría eternamente. Ella así lo hizo. Nunca jamás se casaría con nadie que no fuese él.



Capítulo 1
Invierno en Baltimore.
          “Queridísima Catherine: ¿por qué no quieres venir a Baltimore? Madre me dice que intenta convencerte pero eres tú la que te niegas a venir. ¡No sabes todo lo que disfruto de esta maravillosa ciudad! Tanto que no sé si quiero regresar a casa.
A ti te haría muy bien, y a madre también, aunque comprendo que deba guardar el luto por nuestro padre. ¡Bien sabes que él no quería eso!
No seas tonta Catherine y anímate. Qué más da que estés prometida a Jasón. Puede que aquí conozcas a alguien mucho más interesante.
Bueno hermanita, ahora tengo que dejarte. Esta noche vamos acudir a la recepción de no sé qué gobernador.  Los tíos y Susan y Karen te mandan besos.
Cuida de madre. Te añoro.
                                               Althea Castro”


Althea siempre era la última en terminar de prepararse y sus primas estaban hartas de ir al ritmo que ella marcaba.
 -Se cree que estamos todos para servirla a ella. Ya va siendo hora que la tía Patty o alguien la diga la verdad. No se puede ocultar eternamente que están arruinadas.
 -¡no te involucres Susan! – La regaño su madre con mirada seria. Estaban esperando a que Althea se reuniese con ellas en la sala contigua a la galería – cuando llegue el momento no tendrá más remedio que saberlo.
 -¡Pero mientras tendremos que seguir soportando que nos deje en vergüenza! – De las dos hermanas Susan tenía el carácter más fuerte – mis amigas no para de criticarla e incluso yo he llegado hacer lo mismo. ¿Sabes las cosas que dicen de ella? Cada vez se la ve con un hombre diferente madre. Ese no creo que sea el mejor ejemplo ni para nosotros ni para la familia. A veces me dan ganas de esconderme o de no acudir a ningún sitio donde este ella.
Hannah comprendía a Susan muy bien. Invitar a Althea a pasar una temporada con ellos era la peor idea que había tenido en su vida. Desde que la joven se mudará con ellos hacía cerca de tres años, todo habían sido problemas. Sin embargo se había visto obligada hacerlo por el cariño que profesaba a su hermana Patricia.
 -la culpa es de la tía Patty – se atrevió a decir Karen con voz suave. Tenía un aspecto muy delicado y era tan tímida y callada que no solía meter baza nunca. Pero hasta ella estaba un poco cansada de que su prima fuese el centro de atención en cada lugar al que iban. Y si solo hubiese sido porque era una mujer bellísima lo habría aceptado y comprendido, pero en la calle se hablaba de mujer disoluta y liviana. – Tenía que haber enviado por Althea cuando murió don Pedro en vez de dejar que siguiese divirtiéndose.
 -Pero claro – intercaló Susan – como ella es la preferida de tía Patty. Me dan mucha pena sus hermanas. No sé cómo Catalaya y Catherine lo soportan. Si mi hermana se comportase así – miró a Karen – ya sabes que no lo digo por ti, pero que si yo tuviese una hermana como Althea, la odiaría.
 -Tus primas no son así Susan. Catalaya está en el convento y no puede salir de allí hasta que no complete todo el servicio, y Catherine, bueno, ya sabes cómo es ella. Adora a la tía Patty y se encarga de cuidarla y hacerla compañía. Además como está prometida con Jasón no tiene la necesidad de venir a buscar esposo. Por favor chicas, aguantar solo un poco. Dentro de un par de semanas vendrá Elvira y ella se hará cargo de Althea.
 -ya un poco más no pasará nada – admitió Karen.
 Susan suspiró profundamente.
 -de acuerdo – miró con el ceño fruncido el reloj de encima de la chimenea de mármol. Estaban acostumbradas a llegar siempre tarde y les fastidiaba horrores.

En el baile del gobernador de Lousiana en Baltimore, Althea se divertía bailando con unos y otros bajo la multitud de arañas que iluminaban el salón. Ella había crecido en un hogar donde le habían permitido todo. Sus padres la habían colmado de regalos y nunca le habían objetado nada. Podían no estar de acuerdo en algunas ocasiones con ella pero Althea siempre había sabido convencerlos con facilidad. Tenía el don de que el prójimo hiciese todo cuanto ella dijese con solo un pestañeo. Incluso su hermana Catherine había cargado con muchas de sus culpas, encubriéndola. Todos la adoraban.
En ese momento cruzó frente a ella un caballero de buen ver que iba hablando con su prima Susan. El hombre iba vestido con traje de oficial y era sumamente interesante. No le conocía y sintió deseos de hacerlo.
De un modo muy poco educado se disculpó con el joven que estaba bailando y le dijo que iba a saludar a su prima. Como mandaba la etiqueta, su acompañante la llevó del brazo hasta la pareja, que al verlos llegar se habían detenido a esperarlos.
 -Susan querida ¿Dónde está tu hermana? – la preguntó observando al oficial con una coqueta caída de ojos. Él la miraba tan intensamente que parecía haberse quedado con la boca abierta.
 -¿eres Althea? – preguntó él.
Quedó súbitamente sorprendida. Solo pudo parpadear.
 -¿Nos conocemos?
 -¡por supuesto que sí! ¿Es posible que no te acuerdes? Soy tu primo Jasón de Falla.
Ella tardó uno minutos en recobrarse de la sorpresa.
 -¿¡Tú eres Jasón!? ¿El hijo de tía Elvira? – la faltó preguntar: “¿El prometido de mi hermana?”
 -Supongo que ambos hemos cambiado mucho – asintió él besando el dorso de su mano.- Apenas coincidimos mucho en los leones, y cuando ocurría éramos demasiado pequeños como para acordarnos, sin embargo, fíjate ¡Estas divina!
Estaba tan acostumbrada a escuchar los halagos de los hombres que ya no se ruborizaba con facilidad. El vestido de seda verde resaltaba el tono de sus ojos y su cabello castaño, sujeto con una cinta negra en lo alto de su cabeza, la dejaba todo el rostro libre para ser admirado abiertamente.
 -Gracias – respondió ella. Su primo era verdaderamente guapo y gallardo. Alto de cuerpo robusto, moreno con el cabello recortado sobre la nuca, ojos color ambarinos. El uniforme le quedaba perfecto. – Pero… ¿Qué haces aquí? ¡Estoy sorprendida de verte! – Ignoró deliberadamente al hombre que la acompañaba y se agarró del brazo de Jasón – por favor cuéntame… ¿y tía Elvira? ¿No ha venido contigo?
Susan también se sintió desplazada. No era la primera vez que Althea le hacía algo igual, por su puesto en aquella ocasión la importó algo menos pues Jasón y ella… no terminaban de congeniar. Compadecía a su prima Catherine si se casaba con ese hombre, porque de prepotente que era, resultaba insoportable. Pero… ¿Quién era ella para decir nada? Se despidió de Jasón y de Althea y antes de reunirse con sus amigas un conocido la invitó a bailar.
Aquel encuentro entre Jasón y Althea fue el principio de algo más que una bonita amistad. Ella sabía a la perfección que él era el prometido de su hermana, así como Jasón también lo sabía. Pero igual que ella no puso ningún reparo en iniciar relaciones íntimas con él, menos puso Jasón que no estaba de acuerdo con su futuro matrimonio. De hecho ni siquiera recordaba a Catherine. El compromiso lo había hecho su madre y don Pedro cuando este vivía, y aunque Elvira le había convencido de tener que cumplir con su palabra, en el momento que conoció a Althea supo que era con ella con quién quería casarse.
La suerte fue propicia para ambos en aquella fecha. Althea se enteró que su madre no podía seguir enviándola dinero por haber caído en la bancarrota y pensar que su hermana Catherine se iba a casar con el hombre del que ella se había enamorado y que encima era rico – dueño de la hacienda los leones - la llevó a elaborar un plan absoluto. Un embarazo fingido. Por supuesto Elvira puso el grito en el cielo, sin embargo tuvo que conformarse con que su hijo se casase con la hija mayor de don Pedro en vez de la pequeña. Eso sí, advirtió al nuevo matrimonio que eran ellos los que debían encargarse de dar la noticia a los Castro Baltasar.
De un modo muy inteligente, Althea se quitó el problema de en medio comunicándole la noticia a su madre. Patty lo aceptó, no por ello no pudo evitar sentir una pena enorme por tener que decírselo a Catherine. La muchacha se había ido haciendo a la idea durante aquellos años que se iba a casar con Jasón e incluso siempre llevaba con ella un retrato que su tía Elvira le había entregado de él vestido de uniforme. Tal fue su desazón que… no se lo dijo.



Capitulo 2
Tenía unos ocho años cuando conocí a Jasón. Fue en su hacienda y él, mayor que yo, tendría catorce o quince, estaba disparando un rifle junto a su amigo Kane, el chico del capataz. Mi padre nos había llevado a mis hermanas y a mí a visitar a tía Elvira. A Althea la encantaba ir allí porque, los leones, era enorme y jugaba a perderse por los largos corredores y las numerosas salas. Y a mí también, porque tenía unos caballos preciosos. Al principio no me dejaban montarlos y nunca nadie tenía tiempo para enseñarme a hacerlo. Por eso, cada vez que iba me vestía como un muchacho (de ese modo todos me prestaban atención) y por lo menos así, Kane me dejaba intentarlo. Aprendí a base de golpazos pero no me importaba.
El día que conocí a Jasón él no mostró ningún interés en mí. Me confundió con un chico, además Kane me presentó como cat*  (el nombre que yo le había dado a él pues también se pensaba que era un varón) Nunca tuve oportunidad de sacarle de su error.
Jasón era un muchacho tan alto como Kane. Ambos se parecían, solo que Kane era rubio y él moreno. Los dos tenían los brazos musculosos y la cintura delgada, Kane más que Jasón. En realidad Kane era mucho más guapo. Su frente era ancha, y su mandíbula fuerte y cuadrada. Sus ojos azules de un tono oscuro y profundo. Él era hermoso pero a mí no me gustaba. Se le veía que cuando madurase iba a ser el tipo de hombre duro que si la vida le da un  guantazo él se la iba a devolver. Era una persona que no temía a nadie ni a nada, que no parecía tener sentimientos. En cambio Jasón era educado incluso cuando bromeaba con su amigo. En su mirada había dulzura y en sus labios maravillosas sonrisa que me dejaban sin respirar y que hacía que las piernas me temblasen. Cierto que apenas era una cría pero en aquel entonces me fijé en él. Por eso cuando mi padre, años más tarde,  me dijo que me había prometido para casarme con Jasón me costó muchísimo no volverme loca de emoción.
Solo le conté mi secreto a Catalaya. Mi hermana, la mediana de las tres, es la persona en la que siempre he confiado. Sin embargo a Althea no la contaba nada. Ella solo sabía sacar pegas por todo y reírse de mí.
Siempre he querido mucho a mis hermanas. Althea era un poco egocéntrica y egoísta pero no tenía ninguna maldad, actuaba dependiendo del momento, sin pensar, según la dictara el corazón.
Reconozco que me sentó muy mal, que cuando murió mi padre, ella solo viniese al entierro y después regresara con prisa a Baltimore. Para mí fue como si a Althea no la importara lo sucedido, mientras que madre, Catalaya y yo, nos pasamos las semanas llorando. También fue duro enterarnos que durante los últimos años habíamos gastado más de lo que podíamos permitirnos. Él nunca nos dijo nada, seguro que para no preocuparnos, pero ahora estábamos pasando verdaderos apuros. Yo le dije a madre que podíamos pedir ayuda a la tía Elvira y que en cuanto Jasón y yo nos casáramos todo mejoraría.
 -No cuentes con la ayuda de nadie – me había respondido mi madre, orgullosa. Era cierto que no era plato de buen gusto mendigar a nadie, sin embargo conociendo a la tía Elvira ella sería la primera en ofrecerse.
Mi madre se puso cabezona a ese respecto.
 -No pienso pedir a nadie y mucho menos deber nada.
 -Entonces tendremos que decir a Althea que vuelva. No podemos permitirnos seguir malgastando el dinero en sus fiestas.
 -Lo se Catherine. No te preocupes, Althea llegará antes que acabe el mes.
 - ¿Has hablado con ella? – pregunté muy extrañada.
Madre estaba bordando una rosa roja en la nueva mantelería para mi ajuar. Catalaya y yo nos reíamos diciendo que yo iba a ser la novia con más manteles del mundo.
 - Madre ¿has hablado con ella? – repetí al ver que no me había escuchado.
 -¡Ahora estoy ocupada! – respondió sin levantar la cabeza de la costura.
Supe que había pasado algo. Conocía  cada gesto de mi madre, cada mirada…. ¡hasta el tono de su voz!
 -¿Qué es? ¿Le dijiste a la tía Elvira que se lo dijera?
Incomoda, levantó la cabeza y me miró. Sus ojos eran angustiosos. Apartó la costura sobre la mesa y me cogió las manos con fuerza.
 -¡Ay Catherine! ¡Tienes que saberlo! Este secreto me está matando. La inconsciente de tu hermana está en cinta y se ha casado en Baltimore.
 -¡cómo!
 -¡está loca! No tiene ni pizca de cabeza – lloriqueó un poco y me soltó las manos – un día me va a matar a disgustos.
La noticia me cogió de sopetón pero en realidad no me sorprendió mucho. No esperaba que se casara tan rápido sin embargo siempre supe que había tenido varios escarceos en el pueblo.
 -¿Cuándo te has enterado? Tenías que haberme dicho algo.
 -No sabía cómo decírtelo hija. Me da tanta pena contigo. Tú siempre te portas tan bien conmigo. Eres la única que me quieres de verdad. – Agitó la cabeza con fuerza – Nosotros no educamos a tu hermana para que nos cause estos bochornos. ¿Por qué lo hace Catherine? ¿Por qué no puede ser como tú o Catalaya? Si tu padre estuviese aquí…
 -de eso se aprovecha madre.
 -Por lo menos se ha casado y ante la vista de todos y de dios es una mujer respetable.
  

*cat: gato (ingles)

 Sandra Palacios Bree

Sinopsis de Siervo de tu amor.

Sinopsis

Para acabar con las reyertas entre clanes que tienen lugar en las bellas tierras escocesas, existen los llamados Guardianes de Escocia. Sin embargo, la inminente invasión de los normandos se convierte en la excusa perfecta para dividir a los highlanders.
Kiar MacArthur, es uno de los guardianes que está al servicio de su tierra. Kiar, acaba de regresar de conversar con los franceses y trae noticias importantes que es preciso trasmitir de inmediato.
Lady Nerys MacBean es una joven bella e inocente cuya única meta en la vida es vengar la muerte de su familia. Desde que su clan fue exterminado, desconfía de los Guardianes de Escocia porque cree que no quisieron descubrir a los culpables que aniquilaron a los suyos.
Cuando las vidas de Kiar y Nerys se cruzan, ambos se verán obligados a enfrentarse a sus creencias, y en la aventura que habrán de emprender juntos descubrirán que nada, ni siquiera el amor, es como habían pensando.
A la venta en abril. 

domingo, 15 de marzo de 2015

sábado, 31 de enero de 2015

Dieta mediterránea

Dieta mediterránea CORAZÓN

Una alimentación sana --------- EL CORAZÓN
Dieta Mediterránea.
A estas alturas creo que hemos oido hablar de la dieta mediterránea y sus efectos.
Esta es una de las dietas más equilibrada y sanas del mundo occidental, basada en un consumo de frita y verdura a diario, legumbre, más pescado que carne, un vasito de vino al día y aceite de oliva.
La dieta mediterránea ayuda a prevenir enfermedades y problemas del corazón.
Muchos se preguntaran... otros ya lo sabrán... ¿vino? ¡pues si!
El vino es un estimulador de los vasos sanguíneos, peeeeero... un vasito de vino al día, no más por favor, que luego decimos tonterías.
Voy a daros unas ideas para vencer la ansiedad (a veces ocurre que no puedes dejar de comer sin importar la hora) eso nos decepciona a la hora de querer hacer una comida equilibrada.

Tomar un yogur o un vaso de leche desnatada, acompañado de semillas de sésamo o lino.
Un poco de requesón con compota de manzana.
Unos cuantos frutos secos al día.
Unas frutas no muy dulces: piña, naranja, sandía, manzana...
(no todo al mismo tiempo, recordar que solo es un pequeño tentempié para quitarnos la ansiedad y no nos de un ataque de hambre.

¿quienes son amigos de nuestro corazón?
Darse cuenta que este órgano es el motor de nuestra maquinaria, quien impulsa nuestra cuerpo.
Las pipas de girasol
el ajo
la avena
las nueces
Cuatro alimentos indispensables, como también lo sería en una dieta:
Hidratos de carbono--- Arroz, pasta, legumbres, cereales, pan tostado---aportan energía.
Verduras --- en las comidas, si se comen crudas aportan las vitaminas, minerales y enzimas. En la cena mejor cocidas para una buena digestión.
Proteínas---Pescado blanco y azul dos o tres veces por semana. Sepia, calamar, pollo, pavo, conejo, huevos y queso fresco.
Lácteos---dos o tres raciones diarias.
Azúcares--- el azúcar integral o la miel son los edulcorantes más sanos (aún así moderación)
Frutas---dos o tres piezas al día sin abusar de las más dulces como los plátanos, higos o uvas.
Frutos secos---4 o 5 veces por semana, 20 gramos de frutos secos.
Agua--- de litro y medio a dos litros diarios.
Aceite de oliva--- 2 o 3 cuacharadas al día aportan la grasa necesaria.
Espero que todos estén consejos nos vayan ayudando y al tiempo enseñando que alimentos nos benefician y cuales no.

Limonada

Limonada

Esta noticia la he recibido por correo esta mañana. (personalmente no he probado la limonada asi)


LIMONADA

 PARA UN VASO DE AGUA, UNA CUCHARADITA DE CAFÉ RASA DE BICARBONATO Y LIMÓN AL GUSTO

 

TOMAR LIMONADA COMO AGUA, TODOS LOS DIAS Y MEJOR SI LE AGREGA UNA CUCHARILLA DE BICARBONATO .El Limón es un producto milagroso para matar las células cancerosasEs 10.000 veces más potente que la quimioterapia.¿Por qué no estamos enterados de ello?Porque existen organizaciones interesadas en encontrar una versión sintética, que les permita obtener fabulosas utilidades. Así que de ahora en adelante usted puede ayudar a un amigo que lo necesite, haciéndole saber que le conviene beber jugo de limón con bicarbonato
para prevenir la enfermedad
. Su sabor es agradable. Y por supuesto no produce los horribles efectos de la quimioterapia. Y sí tiene la posibilidad de hacerlo, plante un árbol de limón en su patio o jardín.
Todas sus partes son útiles.
La próxima vez que usted quiera beber un jugo, pídelo de limón natural sin preservantes.¿Cuántas personas mueren mientras este secreto ha estado celosamente guardadopara no poner en riegos las utilidades multimillonarias de grandes corporaciones?Como usted bien lo sabe el árbol de limón es bajo. No ocupa mucho
espacio, Se le conoce con el nombre de Limonero, limón, lima, limoeiro (gal.), llimoner(cat.), limoiaritz (eusk.).
La fruta es un cítrico que viene en diferentes presentaciones su pulpa se la puede comer directamente ose la emplea normalmente, para elaborar bebidas, sorbetes, dulces etc.

El interés de esta planta se debe a sus fuertes efectos anti-cancerígenos. 
Y aunque se le atribuyen muchas más propiedades, lo más interesante de ella es el efecto que produce sobre los quistes y los tumores.
Esta planta es un remedio de cáncer probado para los cánceres de todos los tipos. y el bicarbonato le cambia el PH de su cuerpo,

Hay quienes afirman que es de gran utilidad en todas las variantes del cáncer.
Se la considera además como un agente anti-microbial de amplio espectro contra las infecciones bacterianas y por hongos que son los que viven en lugares acidos, agregando el bicarbonato a su limonada usted cambia el Ph de su organismo; es eficaz contra los parásitos internos y los gusanos, regula la tensión arterial alta y es antidepresiva, combate la tensión y los desórdenes nerviosos.

La fuente de esta información es fascinante: procede de uno de los fabricantes de medicinas más grandes del mundo, quien afirma que después de más de 20 pruebas de laboratorio, realizadas a partir de 1970 los extractos revelaron que:
Destruye las células malignas en 12 tipos de cáncer, incluyendo el de colon, de pecho, de próstata, de pulmón y del páncreas…
Los compuestos de este árbol demostraron actuar 10.000 veces mejor retardando el crecimiento de las células de cáncer que el producto Adriamycin, una droga quimioterapéutica, normalmente usada en el mundo.

Y lo que es todavía más asombroso: este tipo de terapia, con el extracto de limón y el bicarbonato, destruye tan sólo las malignas células del cáncer y no afecta las células sanas.

Instituto de Ciencias de la Salud, L.L.C. 819 N. Charles Street
Baltimore, MD 1201

El Agua

El Agua

El Agua- ¿tópico o mito?



Una entrevista muy interesante sobre el beber agua 

Entrevistado: Dr. Juan José Rufilanchas Sánchez (JJ:)
Cirujano cardiovascular del Hospital Ruber Internacional de Madrid.
Entrevistador: Julio César Iglesias (JC:), periodista.JC : Ahora mismo tenemos la moda del consumo extraordinario de agua, 2 ó 3 litros de agua al día. ¿Es objetivamente bueno el consumo de agua y en qué proporción?
JJ: El 60% - 70% de nuestro peso es agua. Hay una moda que consiste en estar tomando continuamente agua, y eso que para una persona normal no tiene mucha trascendencia, para los enfermos cardiópatas, sobre todo, es una barbaridad, porque al final lo que hacen es acabar con insuficiencia cardíaca o con líquido en los pies o en la tripa, lo que llamamos edemas, y no tiene sentido que esos pacientes estén tomando diuréticos para extraer agua y sal, que es lo que no saben manejar bien y, sin embargo, estén tomando 2 ó 3 litros de agua diarios, como les hacen creer los medios: periódicos, televisión, etc...
JC : ¿En qué medida debemos consumir el agua?

JJ 
Si uno tiene los riñones bien, el corazón bien y el hipotálamo -que es donde está el centro de la sed- también bien, pues debe de beber agua cuando tiene sed; ni una gota más ni una gota menos . ¿Qué es lo que ha pasado? Pues, primero, que hay una campaña de marketing muy importante para que todos bebamos agua, y seguramente llenemos los bolsillos de empresarios que no conocemos; y, segundo, el fenómeno del estar bien. 
Las esteticistas son nuestras grandes enemigas, son las que han convencido a mujeres, y a hombres también, de que bebiendo mucha agua se quitan las arrugas, y no es verdad, ya que no se quita ni una sola arruga bebiendo agua. Yo invito a nuestros lectores a que hagan una prueba: Que se pesen ahora mismo y, a continuación, se beban 2 litros de agua, se vuelvan a pesar y pesarán 2 Kg. más, ya que cada litro de agua pesa un kilo. 
Esa agua va a los riñones, los cuales la van a filtrar enviándola a la vejiga. Cuando empiecen a orinar, en 1 ó 2 horas orinarán dicha agua. Se vuelven a pesar y pesarán lo mismo que al principio. ¿Qué han hecho? Han intercambiado el agua de su cuerpo. 
Al cabo de esas 2 horas, el número de moléculas de agua que hay en su cuerpo es exactamente el mismo que había 2 horas antes.
Lo peligroso no es la deshidratación sino la intoxicación por agua. 
Los atletas que en los maratones se mueren o se colapsan, sabemos desde el año 2002, que es por intoxicación por agua.
En la maratón de Boston, el año 2002, a 488 corredores se les sacó sangre antes y después de correr la maratón, y se vio que la mayor parte de los corredores tenían el sodio bajo, es decir, habían bebido demasiada agua; y que los que colapsaban y los que llegaban a la meta y perdían el conocimiento o estaban confusos, no sabían lo que hacían, pues todos ellos tenían intoxicación por agua.
Ninguno de los que tenían cierta deshidratación, tenían ningún problema de confusión ni de síncope, es decir, que lo que mata es la intoxicación por agua y no la deshidratación.

JC : ¿Cuáles son los efectos de la bajada de los índices de sodio?
JJ 
: A partir de un sodio bajo, de menos de 125 partes por 1.000, se empieza a tener temblores, confusión, pérdida de memoria y, al final, uno se puede colapsar y hasta morirse. Tengo aquí la foto de una chica inglesa que había tomado drogas, se encontró mal y pensó que estaba deshidratada, y se bebió 3 ó 4 litros de agua inmediatamente. Y, ¿qué es lo que pasa? Que hasta que los riñones empiezan a filtrar esa agua, las células se hinchan transitoriamente y también se hinchan las células del cerebro, que están metidas en un cofre, que es el cráneo, que no se puede dilatar. 
Por lo tanto, las células del cerebro se encuentran aprisionadas, pudiendo llegar a un trastorno nervioso que lleva al coma y a la muerte. Debido a este mecanismo es por lo que se muere la gente que corre en los maratones: porque entran en edema cerebral y al final se puede uno morir por intoxicación de agua.
JC : ¿Los síncopes son accidentes siempre graves?
JJ: No necesariamente. Hay síncopes vasovagales que apenas tienen trascendencia. Los síncopes son un signo de alarma que hay que estudiar. Hay muchos tipos de síncopes, por ejemplo, la lipotimia es un síncope y nadie se alarma por una lipotimia sin más.
JC : ¿Cuál sería el consumo natural, aceptable, plausible de agua? 
JJ: Hay dos puntos. La persona que está haciendo una vida normal, y el atleta o persona que entrena mucho. La persona que no hace ningún tipo de ejercicio físico importante, tiene que beber lo que tenga sed, ni una gota más ni una gota menos. Tenemos el centro de la sed y si, por ejemplo, usted se come ahora una anchoa (anchoveta salada en conserva) que contiene mucha sal, a los cinco minutos necesita usted beber, y lo que le pide su cuerpo beber es la cantidad de agua exacta que usted necesita para disolver la sal que contiene esa anchoa. 
Es un mecanismo tan fino que no lo puede duplicar nadie, y, sobre todo, no lo puede duplicar la televisión, donde se ve un anuncio que invita a tomar 2 ó 3 litros de agua al día. Eso es publicidad engañosa y alguien deberá meter mano en esta historia, porque eso no induce más que a que gane mucho dinero gente que nos está engañando. Los atletas es otro problema. Siempre se ha dicho a los atletas 'bebe por delante' y eso además se ha trasmitido también al público. Bien, pues está claro que el atleta bueno, el que gana el maratón, ha bebido mucha menos agua que el que llega de último
El último es el que ha estado bebiendo todo el tiempo y al final tiene intoxicación por agua. Bueno, igual bebe porque no es bueno, y su carrera en vez de 2 horas dura 6 horas Los atletas buenos beben poco y, en todo caso, están un poco deshidratados, no sobre hidratados. Estar sobre hidratado no es nada bueno. 

JC : ¿A usted le parece que beber 3 litros de agua diarios es una barbaridad?
JJ: Sí, me parece una barbaridad, ya que lo único que está haciendo es intercambiar su agua. Si de verdad el agua le hubiese servido para algo, a la mañana siguiente pesaría 3 kilos más. 
JC : ¿Ni siquiera ha mejorado algo el riñón, no se ha producido ninguna limpieza celular? Le hablo de tópicos que escuchamos.
JJ: En absoluto se produce ninguna limpieza celular. En todo caso, lo que hacemos es hacer trabajar al riñón de más o sin necesidad

Bizcocho de Yogurt

Bizcocho de Yogurt

 

  syogur de limón

1 medida de yogurt de aceite de oliva

2 medidas de yogurt de azúcar

3 medidas de yogurt de harina

huevos

1 sobrecito de levadura

Mantequilla



Elaboración de bizcocho de yogurt
Esta es la típica receta que va pasando de boca en boca. Un bizcocho fácil y rápido de preparar.
Tomaremos el vasito del yogurt como medida para calcular la cantidad a usar de los distintos ingredientes. El yogurt de limón se puede sustituir por uno natural, en cuyo caso deberíamos añadir ralladura de limón al bizcocho.
Batimos los huevos con el azúcar, y cuando ya estén bien mezclados añadiremos la levadura con la harina, el yogurt (si nos hemos decantado por uno natural es aquí donde deberemos añadir la ralladura de limón) y el aceite. Batiremos hasta que el preparado sea completamente homogéneo. Se recomienda usar una batidora eléctrica.
Untaremos de mantequilla el molde en el que vayamos a cocinar el bizcocho y lo espolvorearemos con una ligera capa de harina.
Volcamos la mezcla sobre el molde y lo introducimos en el horno durante 35 minutos a 170 grados, hay que precalentar el horno antes.
Desmoldamos y dejamos enfriar.
Podemos usar este bizcocho como base a múltiples tartas, rellenándolo de mermelada, cubriéndolo de azúcar glasé y guindas, chocolate... Las posibilidades son tan grandes como tu imaginación.